¿Por qué tomar un año sabático?

Bien sea por estar agotado física o mentalmente, tener necesidad de alejarse de todo, sentirse en un momento de estancamiento laboral o académico, etc. es muy probable que la idea de tomar un año sabático esté rondando tu cabeza. 

Año sabático

El año sabático es una temporada perfecta para viajar, estudiar o reiniciarte que no deberías desaprovechar si realmente crees que lo necesitas y lo puedes invertir al máximo en ti y tus proyectos.

Aunque muchos consideraban al año sabático como una especie de vacaciones, en la actualidad las personas lo utilizan para desarrollar actividades personales, académicas o profesionales que son difíciles de realizar si se tiene una rutina normal de trabajo o estudio.

Conoce en las siguientes líneas todo lo que debes saber sobre el año sabático y por qué puede ser beneficioso para ti tomar uno en este momento.

¿Qué significa la palabra “sabático”?

Tal y como parece, la palabra sabático proviene de la palabra sábado. El sábado, en la mayoría de las religiones, es el séptimo día y significa el día de descanso y reposo.

La palabra sabático también hace referencia al séptimo año en el cual se debe descansar la tierra para que reponga los nutrientes y la fuerza para poder seguir sembrándola y cosechándola.

Este término de descanso conocido como sabático fue evolucionando y empleando en el campo académico y laboral para referirse al tiempo de licencia que puede ser solicitado por un trabajador, académico o investigador para dedicarse a otras actividades que pueden estar directamente relacionadas o no con su labor diaria.

¿Qué es exactamente un año sabático?

Tomar un año sabático

Un año sabático es una licencia o permiso, con o sin goce de sueldo, del que puede gozar un trabajador, académico, estudiante o investigador para ausentarse de sus actividades normales de trabajo o estudio. No debe confundirse con los períodos vacacionales propios que se deben disfrutar anualmente por ley.

Durante el periodo de año sabático, la persona puede dedicarse a las actividades que considere le sean de provecho. Al terminar debe volver a sus labores cotidianas, a menos que resulte un cambio drástico y decida dedicarse a otras actividades y renunciar; pero no es lo común.

Para solicitar un año sabático se deben cumplir con algunas condiciones y estas difieren de una institución a otra. En términos generales lo pueden solicitar las personas que tengan cierta estabilidad en la institución (al menos 7 años), y pueden solicitar periodos que pueden ir desde 4 semanas hasta un año, prorrogable según se necesite y convenga a ambas partes.

¿Cuáles son los beneficios de tomar un año sabático?

Si aún no estas convencido por qué debes tomar un año sabático aquí te nombramos algunos beneficios que puedes obtener si realmente decides aprovecharlo:

  • Tomar un alto de tus actividades diarias te dará tiempo para aprender nuevas habilidades o competencias que promoverá su carrera.
  • Tomar un descanso de la rutina puede renovar tus energías.
  • Puede darte el espacio y el tiempo para participar en actividades como fundaciones, albergues, escuelas comunitarias, etc.
  • Te da la oportunidad de viajar para aprender de otras culturas.
  • Puedes invertir más tiempo con tu pareja o seres queridos.
  • Puedes aprovechar tu juventud en actividades que no puedes disfrutar normalmente por la rutina.
  • Puedes completar proyectos personales que no podías hacer por falta de tiempo como escribir un libro, realizar cursos, etc.
  • El año sabático lo ayudará a eliminar el agotamiento por la rutina. Regresará renovado, descansado y con nuevas ideas.

En definitiva, el año sabático es beneficioso tanto para la persona como para la institución donde trabaja porque le permite volver a sus funciones renovadas y con mejores perspectivas tanto para su vida personal como laboral.

Lo importante es que al momento de decidir tomar un año sabático se tenga bien claro el propósito que se espera del mismo, para aprovechar ese precioso tiempo en cultivar los conocimientos, relaciones y proyectos que se deseen lograr.

¿Qué puede hacer durante un año sabático?

Tomar un año sabático es una excelente decisión si tiene claro en qué invertirá ese tiempo y cuál es el propósito de ello. Por eso acá te mostramos algunas ideas que puedes hacer durante la licencia:

Sabático del trabajo

Viajar

Viajar definitivamente es un placer y una de las razones más populares porque la gente se toma un descanso en su profesión. Al tener más tiempo disponible se pueden realizar viajes más largos para conocer otras culturas y nuevas perspectivas.

Escapar de la rutina y reevaluar

Vivir donde no se desea, la muerte de un familiar, perder algún ascenso, entre otras, son situaciones que pueden hacer querer reevaluar la forma como lleva su vida e incluso escapar por un tiempo.

Durante un año sabático puede alejarse de todas las situaciones de su rutina diaria e invertir tiempo en ti y en lograr lo que esperas para tu futuro.

Aprender una nueva habilidad o nuevas cosas

Aprender nuevas habilidades permitirá mejorar en el trabajo e incluso abrir nuevas puertas profesionales y también en lo personal. Las nuevas habilidades pueden ser relacionadas a su trabajo o para desarrollar alguna de sus pasiones que le dan satisfacción a su vida.

Puede incluso invertir ese tiempo para aprender o completar lo que requiere para completar un curso, obtener una maestría, completar una pasantía, o lo que considere para su formación.

Evitar el agotamiento

Un estilo de vida rutinario y centrado en el trabajo crea un agotamiento real, mental y físicamente, que puede acarrear problemas de salud a largo plazo.

Tomar un año sabático lo ayudará a recargar energías, reiniciarse y volver a empezar, completamente renovado. Al hacerlo mantiene a raya el estrés y puede trabajar mejor durante jornadas completas.

Pasar tiempo de calidad con su pareja o familia

El día a día puede consumirte y hacer que pierdas eventos familiares importantes como la crianza de tus hijos o pasar tiempo de calidad con la pareja para mantener viva la llama.

Un año sabático permitirá compartir más momentos con los seres queridos y acumular hermosos recuerdos que son los que consolidan los vínculos de amor y fraternidad familiar. 

Ser voluntario o participar en proyectos

Tal vez quieras trabajar como voluntario o marcar la diferencia en alguna actividad o proyecto que beneficie a la comunidad. Solicitar un año sabático puede darte el tiempo para cooperar en actividades que permitan fluir tu espíritu altruista y retribuir a tu entorno con acciones que beneficien al colectivo y te hagan sentir que cumples con tu deber ciudadano.

No confundas un año sabático con unas vacaciones. Si bien es cierto que unas pequeñas vacaciones pueden darte un respiro y un golpe de energía, tomar un año sabático te da todo el tiempo necesario para reevaluarte, formarte, y hacer todas aquellas cosas que te llenarán personal y profesionalmente y te permiten vislumbrar o proyectarte para el futuro.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Ir arriba